El derecho a la ‘desnotificación’

Como la batalla por nuestra atención se ha recrudecido y cada vez son más los jugadores que reclaman nuestro tiempo para seguir alimentando los negocios que han creado en torno a sus motores de búsqueda, de sus redes sociales, de sus canales de mensajería y de sus plataformas de streaming, también son cada vez más las empresas y los creadores de contenidos que buscan capturar nuestro interés con un bombardeo angustioso de notificaciones que asedian nuestras pantallas hasta convertirnos en seres que se dedican a esquivar mensajes para mantener un mínimo de calma y de concentración.

Piensa en tu propio ejemplo. ¿Cuántos mensajes recibes al día y a través de cuantos canales? Y ahora una segunda, una tercera y una cuarta cuestión: ¿Cuánto tiempo de tu jornada le dedicas a leer y contestar estos mensajes, cuántos de éstos son importantes o interesantes para ti y cuántos son una pérdida de tiempo, un ladrón de minutos que sólo sirven para desconcentrarte o dispersarte?

Quizás te ha llamado la atención darte cuenta de que le dedicas demasiado tiempo a leer y contestar mensajes, tiempo que podrías dedicarle a actividades más productivas o más placenteras.

Esta época de la notificación perpetua no puede ser sana. Y merece que pensemos que ya no es importante sólo que pensemos en poner en práctica un derecho a la #desconexión digital que nos permita reconectar con nosotros mismos, sino que reflexionemos sobre la necesidad de llevar al debate público la idea del ‘derecho a la desnotificación’, el derecho a no vivir enmarañado en un marasmo de mensajes en las pantallas a cuyo lado lo de Blade Runner parece un paisaje pastoril.

Puede que sea hora de ponerse a dieta, pero de las notificaciones. Por nuestra salud digital…y mental.

Artículos destacados

El teléfono móvil, mejor fuera de las aulas

La adicción al móvil es el nuevo tabaquismo. En las aulas, más aún. Y la incapacidad para utilizarlo de un modo racional y mesurado empieza a ser un problema que merecería más de uno y de dos debates públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio