¿Estarías pegado al móvil el equivalente a dos meses enteros al año?

¿Estarías dos meses del año pegado a tu teléfono móvil las 24 horas del día? Ya sabes la respuesta. si son seguidas, no. Pero, si hablamos del acumulado del año, quizás la respuesta sea la contraria. Hace unos días, preguntaba a un muy buen grupo de alumnos de un master de comunicación sobre  su tiempo de uso diario del teléfono móvil. Quien más quien menos, muchos de ellos estaban en una media aproximada de cuatro horas de uso por jornada.

Pues bien, haz los cálculos. Cuatro horas por día contando los 365 días del año te sale que, de media, una persona puede pasarse 1460 horas al año delante de la pantalla de su teléfono. Y 1460 horas equivalen exactamente a sesenta días del año, con sus días y con sus noches. Dos meses de doce. Y dos meses dedicados en gran parte a ver vídeos, memes y fotos en redes sociales.

Acabo de hacer un comentario de trazo grueso que quizás sea injusto y que, desde luego, no viene avalado por ningún estudio serio. Es una apreciación que surge de la demoscopia casera de preguntarle a un grupo de chavales por el tiempo de uso de sus teléfonos móviles. Pero todos sabemos que no se aleja de la realidad. Somos conscientes de que si pudiésemos calcular con exactitud el tiempo que le dedicamos a las redes, la cifra resultante sería muy superior a la que nos podríamos imaginar y que el dato nos haría reflexionar sobre cómo nos relacionamos con nuestras pantallas domésticas.

Pasarse dos meses enganchado a un teléfono se antoja insano. Es un tiempo que no se usa para sumergirse en el conocimiento humano o para cultivar mejores relaciones personales, sino para  dedicarse horas y horas a ver vídeos en Instagram o en Tik Tok o para atiborrarse de comentarios insulsos en la antigua Twitter, actividades que en su justa medida divierten pero cuyo consumo abrasivo es el causante de esta epidemia de desatención y distracción que estamos sufriendo, sobre todo entre las generaciones que ha nacido y crecido a la vez que el consumo de los teléfonos móviles. 

¿Podría ser mejor tu vida si una parte de esos dos meses se dedicase a otra cosa que no fuese escrolear en la pantalla de tu móvil como si fueses un zombie? Si crees que sí, ¿a qué esperas para disciplinarte un poco y racionalizar tu consumo de pantallas?

Artículos destacados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio