¿El futuro de los medios? Menos enlaces, más IA…y, sobre todo, más comunidad

La industria del periodismo afronta un desafío disruptivo más. Sí, otra vez. Y sí, otra vez por una disrupción tecnológica que rompe la esencia de su modelo de ingresos publicitarios. Después de 25 años en los que los medios de comunicación se han vuelto adictos al tráfico que les llega de buscadores como Google (antes por el SEO, ahora también por Discover) y de las redes  sociales, ahora también deben afrontar el fin del SEO por la llegada de los resúmenes hechos con inteligencia artificial generativa, que rebajarán de forma dramática el número de clicks provenientes de las plataformas de búsqueda.

La secuencia es simple. La IA puede matar al SEO. Y si no hay SEO, los medios pueden sufrir otro hundimiento en sus cuentas después de dos décadas de sangre, sudor, lágrimas, recortes y cierres. Sin enlaces, no hay paraíso que valga. Y los enlaces pueden ser, con la venida de las aplicaciones de inteligencia artificial, como un animal en vías de extinción, como si fueran los nuevos linces ibéricos de nuestras pantallas.

Toca reaccionar, como se lo leía estos días a Javier Padilla en su cuenta de X.

Como decía Serrat, nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. Y lo que toca, por tanto, es aceptar la realidad y trabajar para ser fuertes allí donde se puede aportar valor (contexto, análisis, opinión, artículos de fondo, etcétera) y reflexionar seriamente sobre el modo en el que los medios pueden desengancharse de su adicción al tráfico que les llega de las grandes plataformas y en particular desde Google y las redes de Meta.

Ya sé que es muy fácil decirlo y muy difícil conseguirlo. Más aún cuando nos hemos pasado casi tres años rindiendo pleitesía al señor SEO y más aún si cabe cuando hay que pagar nóminas cada mes y éstas dependen de los anuncios que lleguen gracias al tráfico que generan estas compañías tecnológicas. No se sueña en un mudo mejor cuando se dedica todo el tiempo a apagar los fuegos presentes.

Pero no hay otra. El futuro pasa por la recuperación de la confianza de los ciudadanos en los medios que les proporcionan su dieta mediática y por la ‘monetización’ de esa confianza mediante el pago por contenidos y otras fuentes que implican un desembolso por parte de los lectores, oyentes y espectadores que apuestan por esas marcas para que les cuenten qué pasa en el mundo, en su país o en sus ciudades y barrios. 

Pueden ser las suscripciones como cualquier otro tipo de pagos, entre ellos, los acuerdos publicitarios que se suscriban con las grandes marcas públicas y privadas que quieran participar en acciones comerciales que organicen los medios, pero lo que parece bastante evidente es que el modelo del gratis total, de la fabricación de noticias como si fuesen raciones de mortadela y de las noticias escritas para que las detecten los algoritmos irá decayendo conforme la inteligencia artificial vaya sustituyendo a las búsquedas de Google.

Entiendo el miedo de los medios, pero, como también advierte Javier Padilla, no su falta de reacción. Hoy, quien más quien menos, todos deberían estar más obsesionados con crear comunidad que con la generación de un tráfico que tiene mucho del voto prestado de una convocatoria electoral: te ayuda a salir del día a día, pero no contribuye a crear marca y a generar la confianza necesaria para que se establezca un vínculo fuerte con la comunidad en la que desarrolla su trabajo.

Artículos destacados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio